Preguntas frecuentes sobre el IMV

Las obligaciones que asumen los perceptores de la prestación son:

a) Proporcionar la documentación e información precisa en orden a la acreditación de los requisitos y la conservación de la prestación, así como para garantizar la recepción de notificaciones y comunicaciones.
b) Comunicar cualquier cambio o situación que pudiera dar lugar a la modificación, suspensión o extinción de la prestación, en el plazo de treinta días naturales desde que estos se produzcan.
c) Comunicar cualquier cambio de domicilio o de situación en el Padrón municipal que afecte personalmente a dichos titulares o a cualquier otro miembro que forme parte de la unidad de convivencia, en el plazo de treinta días naturales desde que se produzcan.
d) Reintegrar el importe de las prestaciones indebidamente percibidas.
e) Comunicar, con carácter previo, cualquier salida al extranjero tanto del titular como de los miembros de la unidad de convivencia, por un periodo, continuado o no, superior a noventa días naturales durante cada año natural.
f) Presentar anualmente declaración correspondiente al Impuesto sobre la renta de las personas físicas.
g) En caso de compatibilizar la prestación del ingreso mínimo vital con las rentas del trabajo o la actividad económica, cumplir las condiciones establecidas para el acceso y mantenimiento de dicha compatibilidad.
h) Participar en las estrategias de inclusión que promueva el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

 

A todas las personas que forman parte de la unidad de convivencia.

Habrá que comunicar cualquier salida y regreso al extranjero. Si la salida/regreso se produce en territorio estatal no es necesario comunicarla, siempre que no modifiquen su padrón. La salidas al extranjero: Se deberán comunicar a Lanbide, con carácter previo, tanto del titular como de los miembros de la unidad de convivencia,cuando superen los 90 días naturales por cada año natural, continuado o no, indicando la duración de las mismas. En caso de superar los 90 días naturales fuera del territorio estatal, habría que justificar esa ausencia en causas de enfermedad debidamente acreditadas.
El incumplimiento de la obligación de comunicar a Lanbide las ausencias o desplazamientos superiores a 90 días en el año natural, dará lugar a la suspensión del pago de la prestación, sin perjuicio de que conlleve las sanciones oportunas y la obligación de reintegrar las prestaciones percibidas.

Deberá esperar a la revisión. La variación comunicada se modificará con la revisión del expediente.

Sólo puede cobrar IMV junto con los hijos/as quien esté empadronado con ellos/as en ese domicilio. La otra persona también puede cobrar IMV, pero como Persona Beneficiaria Individual, o como otra UC si forma parte de otra unidad de convivencia.

Según el art. 36b, de la ley 19/2021, se debe comunicar cualquier cambio o situación que pudiera dar lugar a la modificación, suspensión o extinción de la prestación, en el plazo de treinta días naturales desde que estos se produzcan.