Lanbide aprueba ayudas por 48 millones de euros destinadas a la promoción del empleo, los Centros Especiales y la inserción sociolaboral

Fecha de publicación: 

Lanbide.

  • Están dirigidas a entidades locales, personas trabajadoras con discapacidad y a personas con dificultades de acceso al empleo, con baja cualificación y en riesgo o situación de exclusión

El Consejo de Administración del Servicio Vasco de Empleo - Lanbide ha aprobado hoy diferentes convocatorias de ayudas por un importe de 48 millones de euros destinadas a la promoción local del empleo, la inserción sociolaboral de personas en riesgo o situación de exclusión, así como los Centros Especiales de Empleo.

En primer lugar, ha dado luz verde a una convocatoria dotada con 19,15 millones de euros para la puesta en marcha de acciones locales de promoción del empleo. Dirigidas a las entidades locales de la Comunidad Autónoma prevén subvencionar dos tipos de acciones: las de fomento del empleo, esto es, contrataciones que tengan por objeto aumentar la empleabilidad de personas desempleadas a través de una experiencia temporal de trabajo que potencie su cualificación y/o sus competencias personales; y ayudas para facilitar la contratación de personas desempleadas e inscritas como demandantes de empleo en Lanbide en el mercado ordinario por parte de empresas locales.

La previsión para este año es financiar 1.200 contratos en la modalidad de fomento del empleo y 880 por medio de las ayudas a la contratación. Como novedad destaca, en el caso de las de contratación, que además de los contratos indefinidos se subvencionan los contratos de duración determinada de los artistas y del personal técnico y auxiliar en espectáculos públicos.

Personas trabajadoras con discapacidad

Asimismo, el Consejo ha aprobado la convocatoria de ayudas a la inversión generadora de empleo estable para personas trabajadoras con discapacidad en los Centros Especiales de Empleo por un importe de un millón de euros. Podrán ser subvencionadas las inversiones que generen puestos de trabajo de carácter estable en el Centro en el que se realiza la inversión, y que supongan la contratación indefinida de personas con discapacidad desempleadas e inscritas como demandantes de empleo en los Servicios Públicos, así como la conversión en indefinidos de contratos de carácter temporal o de duración determinada, incluidos los formativos. Para acceder a la subvención el Centro ha de realizar un esfuerzo mínimo inversor financiando con medios propios, al menos, el 30% del gasto total subvencionable hasta un máximo de 100.000 euros.

Esta convocatoria se realizó por primera vez en 2021 con una dotación de medio millón de euros y se amplío a un millón en 2022. Se recibieron 21 solicitudes de las cuales se pudieron subvencionar 16, generando un total de 118 contratos indefinidos. En 2023 se mantiene la partida de un millón de euros y se estima que se podrá atender 20 solicitudes que conlleven la generación de 83 contratos.

En esta misma línea, se han aprobado las ayudas a las Unidades de Apoyo a la Actividad Profesional de los Centros Especiales de Empleo. Estas unidades se configuran como equipos multiprofesionales que, mediante el desarrollo de distintas funciones, permiten ayudar a superar las barreras o los obstáculos que se encuentran los trabajadores y trabajadoras con discapacidad de los Centros Especiales de Empleo de muy difícil inserción. Es el caso de quienes tienen parálisis cerebral, enfermedad mental o una discapacidad intelectual con un grado reconocido igual o superior al 33%, o una discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%, en el proceso de incorporación a un puesto de trabajo, así como para la permanencia en el mismo. Se trata de una vía fundamental para conseguir la integración de estas personas en la sociedad de forma plena. La partida habilitada para este año asciende a 5,5 millones de euros. En 2022 se destinaron 5 millones de euros, agotándose el crédito en su totalidad, y atendiendo a 4.709 personas con discapacidad.

Inserción sociolaboral

Otra de las convocatorias aprobada hoy es la de ayudas para la creación y sostenimiento de las empresas de inserción, que son aquellas que tienen como objetivo posibilitar el acceso de los colectivos más desfavorecidos, personas en situación de exclusión o en riesgo de exclusión, al mercado laboral ordinario a través de un proceso de inserción sociolaboral con acompañamiento. Esta convocatoria está dotada con 12,3 millones de euros, con posibilidad de incrementarse en función de las solicitudes que se reciban. La previsión es alcanzar cifras similares a 2022, cuando se recibieron 43 solicitudes referidas a 306 puestos de inserción y 131 puestos de técnicos de acompañamiento por un importe inicial de 11,2 millones que hubo de ser incrementado en 3 millones más.

Asimismo, el Consejo de Administración de Lanbide ha dado luz verde a una dotación de 5 millones en ayudas para el desarrollo de proyectos singulares de inserción e innovación sociolaboral para personas trabajadoras ocupadas y desempleadas con dificultades de acceso al empleo, así como a su mantenimiento.

Formación y activación sociolaboral

Por otro lado, se ha ratificado el programa HEZIBI de formación y trabajo en alternancia para jóvenes. Dirigido a estudiantes de Formación Profesional y a personas jóvenes desempleadas, pretende mejorar sus competencias profesionales mediante la obtención de un título en alternancia con la actividad retribuida en la empresa, contribuyendo a ajustar las necesidades de las empresas con las competencias adquiridas por los y las trabajadoras. Se trata de un programa que, desde su puesta en marcha en 2012 con una dotación de 216.000 euros, ha ido creciendo año a año, con excepción del periodo afectado por la pandemia, hasta alcanzar en 2023 la cifra de 3 millones de euros, el doble de lo asignado en 2022 cuando se subvencionaron 782 contratos.

Además, por primera vez se ha aprobado una encomienda de gestión entre Lanbide y el Departamento de Educación para la realización de acciones formativas que completen la formación de participantes en el procedimiento de evaluación y acreditación de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación de la CAPV, con objeto de completar Certificados de Profesionalidad o Unidades de Competencia asociadas a los mismos, por un importe de 500.000 euros.

Finalmente, se ha dado luz verde a una convocatoria de subvenciones para la realización de acciones formativas dirigidas a la activación sociolaboral de personas jóvenes desempleadas con baja cualificación durante el periodo 2023-2025 por un importe de 1,6 millones de euros. Podrán acogerse a ellas personas de entre 16 y 25 años que no hayan obtenido la ESO y que no tengan acceso a cursar certificados de profesionalidad de nivel 2, y que además estén inscritos en un servicio público de empleo.