El Gobierno Vasco aprueba la Estrategia Vasca de Empleo 2030, que incluye el derecho subjetivo a las políticas activas

Fecha de publicación: 

Lanbide.Irekia

Rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno
  • La Vicelehendakari lo presenta como una propuesta de pacto por el empleo de calidad, inclusivo e igualitario, abierta a todos los agentes sociales y políticos 

El Consejo de Gobierno ha aprobado la Estrategia Vasca de Empleo 2030, para abrir una nueva etapa en las políticas de empleo orientadas a la calidad, la inclusión y la igualdad, y que aborda el reconocimiento del derecho subjetivo a la formación y la activación, con la vocación de que el empleo sirva para el progreso y la cohesión social de Euskadi. 

La Vicelehendakari y consejera de Trabajo y Empleo, Idoia Mendia, ha dado cuenta al Consejo de esta Estrategia de Gobierno, en la que se ha contado con las aportaciones de los agentes que participan en la Mesa de Diálogo Social, y que se abre a las que realicen los grupos parlamentarios. Para ello, este mismo martes la Vicelehendakari ha formalizado su solicitud de comparecencia ante la Comisión correspondiente a fin de que se puedan presentar propuestas de resolución, tal y como se comprometió con los portavoces de los grupos en las reuniones mantenidas con anterioridad en relación a las propuestas estratégicas del Departamento. 

La Estrategia se alinea con los ejes del programa de Gobierno, el programa Berpiztu, la propia Estrategia que está diseñando el Gobierno de España, el proyecto Next Generation EU y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, específicamente el referido al trabajo decente y crecimiento económico, que emplaza a las Administraciones a diseñar servicios públicos de empleo activadores, a promover el diálogo social y la negociación colectiva, a abogar por relaciones laborales colaborativas, y a apostar por fórmulas económicas innovadoras, sostenibles e inclusivas que garanticen empleos de calidad. 

Diagnóstico de partida 

La Estrategia Vasca de Empleo 2030 (EVE 2030) parte de la realidad de la actual crisis provocada por el COVID y de las incógnitas que se mantienen, dado que las previsiones económicas se actualizan de forma permanente, pero ofrece una mirada al presente y el futuro de lo que necesitan las personas trabajadoras de Euskadi, de lo que necesitan las empresas para salir de la mayor crisis que hayan conocido y para ofrecer herramientas nuevas, algunas que no podíamos pensar hace diez años y otras que no han sido suficientemente exploradas. 

En ese sentido, la EVE 2030 indica que las Administraciones Públicas van a ser determinantes en la salida justa de esta grave situación económica, porque van a seguir siendo necesarios fuertes incentivos e instrumentos de apoyo para facilitar la recuperación de la actividad de las empresas y para paliar el impacto que la crisis está teniendo en el empleo y el bienestar de amplios grupos de nuestra sociedad. 

Pero además de las urgencias del presente, aborda cómo van a influir en los empleos, tanto en su calidad como en su cantidad, de las grandes transformaciones en las que está la sociedad vasca: la tecnológico-digital, la energético-climática y la sociosanitaria. 

A partir de ahí, se analizan los riesgos y oportunidades que se presentan. Porque Euskadi arrastra déficits estructurales en el mercado laboral como son la temporalidad, la cronificación en el desempleo o las desigualdades en las oportunidades para determinados colectivos de personas. Pero también cuenta con grandes fortalezas, que se constatan en la recuperación sostenida a pesar de las distintas olas, como la solidez del tejido productivo y la alta cualificación de gran parte de las personas trabajadoras. 

Un nuevo modelo. Principios y Objetivos

Para impedir que las transformaciones aumenten las desigualdades, y que se pierda empleo por la automatización de procesos, la Estrategia define el modelo que se quiere: Un mercado de trabajo que contribuye al desarrollo social y económico, sostenible e igualitario de Euskadi y que se caracteriza por ofrecer oportunidades de empleo de calidad en equidad, por la inclusión social y el desarrollo humano. 

Este modelo se sustenta en cinco principios: 

  1. Igualdad de oportunidades y atención y servicios específicos y especializados para los colectivos con especiales dificultades de acceso al empleo, con un compromiso especial con la igualdad en el acceso al empleo y en el desarrollo profesional y retributivo entre mujeres y hombres
  2. Anticipación, innovación, velocidad de respuesta y resiliencia para ofrecer respuestas ágiles en un entorno y un mercado de trabajo crecientemente cambiantes
  3. Equilibrio territorial, de forma que las oportunidades de empleo lleguen a todas las comarcas y municipios
  4. Consenso y colaboración, aprovechando todas las capacidades de los diferentes agentes que conforman el Sistema Vasco de Empleo
  5. Gobernanza abierta y multinivel desde un liderazgo público y con un papel central para los agentes sociales 

Los objetivos son: 

  • Profundizar en el empleo de calidad como instrumento fundamental de inclusión social y de desarrollo humano
  • Contribuir al desarrollo social y económico de Euskadi a través de un empleo resiliente conformado por personas alta y permanentemente capacitadas para adaptarse a los cambios que se produzcan en nuestro sistema productivo y por empresas que ofrecen escenarios atractivos de oportunidad a nivel profesional y vital. Fomentando que se produzca la activación laboral suficiente y que se establezcan las medidas de gestión del talento necesarias para dar respuesta a las oportunidades de desarrollo de nuestro sector productivo.
  • Establecer el Derecho a las Políticas Activas de Empleo como derecho subjetivo y conseguir que este derecho se traduzca en un servicio público de empleo eficiente y de calidad que sea capaz de ofrecer respuestas adecuadas y rápidas para minimizar la pérdida de empleo y para acelerar su recuperación ante crisis o transformaciones sistémicas o sectoriales
  • Garantizar una igualdad efectiva de oportunidades en relación al empleo 

Cuatro vectores y 26 claves para 10 años 

Sobre esos principios se fijan las 26 claves sobre las que se deben articular las políticas públicas de empleo en la próxima década. Y esas claves las ordenamos en cuatro vectores estratégicos: 

  1. El empleo de calidad como instrumento fundamental de inclusión social y de desarrollo humano. Y aquí se recogen todas las actuaciones sobre la inspección que garantiza los derechos, la salud laboral, las cláusulas sociales, el emprendimiento colectivo o el arraigo
  2. Un empleo resiliente que se adapta al sistema productivo, que se refiere a la competitividad, el talento y la integración de las nuevas formas de trabajo
  3. El derecho subjetivo a las políticas activas de empleo, que se traduce en iniciativas de mejora del servicio público de empleo para hacerlo efectivo
  4. Y un último vector, que es transversal a todos los demás, que es la igualdad de oportunidades, que implica la garantía de la igualdad de género, la empleabilidad de los jóvenes, la lucha contra el edadismo, las oportunidades para las personas con diversidad funcional y también la calidad en los empleos de la economía de los cuidados. 

Todos estos ejes van a tener su reflejo a través de 8 proyectos tractores: 

  1. Ley del Sistema Vasco de Empleo, para regular y ordenar todas las actuaciones
  2. Reforma de la Ley 4/2011 de la Renta de Garantía de Ingresos y para la Inclusión Social, reforzando su vinculación con la activación laboral
  3. Lanbide Hobetzen, instrumento público nuclear del Sistema vasco de Empleo.
  4. Transformación del Marco Vasco de Formación para el Empleo, adaptado a las necesidades específicas de empresas y personas trabajadoras
  5. Plan de Empleo y Formación en relación a las 3 grandes transiciones, para facilitar la adaptación de las personas a las nuevas oportunidades
  6. Programa de Resiliencia: Empleo en sectores tradicionales, con un programa de recualificación y activación
  7. Plan de choque COVID-19, para recuperar el empleo perdido en esta crisis
  8. Sistema de evaluación de las políticas activas de empleo en Euskadi, que permita una evaluación 360 grados sobre la eficiencia de los programas de empleo 

Para la Gobernanza de esta Estrategia se cuenta con la colaboración plena de todos los niveles institucionales y todos los agentes que intervienen de una u otra forma en el empleo y su calidad, a través de: 

  • La Mesa de Diálogo Social de Euskadi, que tendrá un papel central que añadirá a sus funciones la de la evaluación semestral de esta estrategia.
  • Y el Foro de Empleo, donde se sumarán todos los agentes para el contraste y apoyo técnico de todas las actuaciones.