Lanbide amplía la oferta de acciones formativas dirigidas a jóvenes sin cualificación que se quedan fuera de la enseñanza reglada

Fecha de publicación: 

Lanbide.

  • Aprueba la convocatoria de subvenciones 2020-2022 para la realización de estas acciones incluyendo un itinerario más
  • Busca favorecer la transición exitosa al mundo laboral de personas de entre 16 y 25 años que no han completado la ESO

Beatriz Artolazabal, Consejera de Empleo y Políticas Sociales, ha trasladado al Consejo de Gobierno, el acuerdo del Consejo de Administración de Lanbide - Servicio Vasco de Empleo por el que el organismo autónomo aprueba la convocatoria de subvenciones 2020-2022 para la realización de acciones formativas dirigidas a la activación socio-laboral de personas jóvenes desempleadas con baja cualificación.

Este programa, que pone el foco en el colectivo de jóvenes en situación de vulnerabilidad social, genera oportunidades formativas vinculadas a la formación para el empleo y favorece de esta manera la transición exitosa al mundo laboral de personas de entre 16 y 25 años que no han completado la ESO y, por diferentes motivos, no tienen acceso a continuar con su formación para el empleo por falta de competencias básicas, y que respondan al perfil de este tipo de colectivos, principalmente:

  • Alumnos que han repetido varias veces durante las etapas de primaria o secundaria y que han alcanzado los 17 años sin conseguir obtener el título y que, por superar la edad de matriculación de la FP Básica, ya no tienen acceso a esa vía formativa.
  • Jóvenes extranjeros que han llegado con más de 16 años, y, por tanto, no se les ha escolarizado en la Educación Secundaria, por lo que no cumplen los requisitos de acceso a los certificados de profesionalidad de nivel 2.
  • Jóvenes que han comenzado la FP Básica y la han abandonado y cuando quieren volver a la misma, no pueden acceder porque ha habido una interrupción temporal de su itinerario formativo reglado, lo cual les niega la oportunidad de formarse para aumentar su empleabilidad.

Más plazas

En las convocatorias previas, 2018-2020 y 2019-2020, se completaron todas las plazas disponibles en los trece itinerarios formativos que se programaron, con 195 alumnos cada curso. En esta ocasión se ha añadido un itinerario más, hasta los 14, de 15 alumnos cada uno: ocho para el territorio de Bizkaia; cuatro para el de Gipuzkoa; y dos para el de Araba. Con ello, está prevista la formación de 210 jóvenes, incrementándose así la cifra total de beneficiarios respecto a las convocatorias precedentes.

Con esta acción, el Servicio Vasco de Empleo va a financiar proyectos formativos que generen itinerarios de formación en competencias básicas, en competencias socio-personales, en competencias digitales y en competencias técnico profesionales de nivel básico para que favorezcan el desarrollo personal y la inserción socio-profesional de las personas destinatarias, así como su acceso a certificados de profesionalidad de nivel 2, que capacitan para el desempeño de profesiones con buenas salidas laborales en el mercado laboral vasco.

Se trata de itinerarios de formación divididos en dos bloques de 900 y de 950 horas de formación, respectivamente y compuestos de:

  • Formación previa a los certificados de profesionalidad de nivel 1,
  • Certificados de profesionalidad de nivel 1,
  • Otros módulos formativos parciales acreditables,
  • Formación en centros de trabajo que garantice la acreditación de las especialidades citadas con anterioridad,
  • Formación básica asociada a competencias básicas transversales.

Para ello, Lanbide destinará 1.612.500 euros.

Esta convocatoria contribuye a la consecución de los objetivos estructurales establecidos en el eje 2 de la Estrategia Española de Empleo 2017-2020, al promover una oferta formativa dirigida a colectivos con mayores dificultades de inserción en el mercado laboral; así como a la idea de favorecer el acceso de las personas jóvenes en situación de mayor vulnerabilidad a la Formación Profesional, impulsando su transición al empleo, que aparece como meta del Plan Vasco de Inclusión 2017-2021, donde se establece que la imposibilidad o la incapacidad de ejercer el derecho al trabajo es la carencia que en mayor grado aboca a las personas a la situación de exclusión social.