Preguntas frecuentes sobre Bonificaciones

Las personas que reciben la RGI están entre los colectivos de personas en riesgo de exclusión social y la empresa podría aplicarse una bonificación por su contratación: 50 euros mensuales o 600 euros al año para los contratos indefinidos durante 4 años; y 41,67 euros al mes o 500 euros al año para los contratos temporales durante la duración del contrato, según la Ley 43/2006.

Lo adecuado es realizar un contrato de interinidad por el primer supuesto (baja por riesgo en el embarazo) con una persona desempleada e inscrita como demandante de empleo en Lanbide. Al dar a luz la trabajadora sustituida, se debe realizar un nuevo contrato por el supuesto de licencia por maternidad, sin necesidad de que la persona a contratar para cubrir la sustitución vuelva a inscribirse en la oficina de empleo.

Si una persona embarazada se encuentra de baja por enfermedad común, y no por riesgo de embarazo, el contrato que se realice para sustituirla no estaría bonificado.

Sí, siempre y cuando la persona con discapacidad a contratar esté inscrita como desempleada en Lanbide.

La empresa deberá mantener su contratación durante al menos 3 años, y en el caso de despido procedente, deberá sustituirla por otra persona trabajadora con discapacidad. En caso contrario, la empresa deberá reintegrar las cantidades correspondientes al periodo de incumplimiento, con el límite de la subvención obtenida.

No, la empresa no tendrá que devolver la bonificación recibida, y según el artículo 6.2 de la Ley 43/2006, quedará excluida de aplicarse dicha bonificación durante el plazo de un año, en el supuesto de celebración de otro contrato de las mismas características.

Sí, se aplica una bonificación anual de 500 euros, en caso de contratar a hombres, y de 700 euros en el caso de contratar a mujeres, en ambos supuestos durante tres años. Esta bonificación será de aplicación a la fecha de la formalización del contrato indefinido.

Sí, las personas desempleadas mayores de 52 años y beneficiarias de subsidios por desempleo podrán compatibilizar dichos subsidios con el desempeño de un trabajo por cuenta ajena, siempre que sean contratados a tiempo completo, de forma indefinida, o de forma temporal si la duración del contrato fuera superior a tres meses.

Será la empresa quien, opcionalmente, descontará del pago del salario que corresponda al trabajador la cuantía percibida por éste en concepto de subsidio de desempleo.

Si, la empresa se podrá beneficiar de la bonificación que corresponda, en caso de contratación indefinida si se cumplen los requisitos de la Ley 43/2006.

Sí, la contratación de un familiar es bonificable, siempre y cuando permanezca contratado durante los seis meses posteriores a la celebración del contrato y tenga con la persona a contratar un parentesco de primer o segundo grado; en estos casos la bonificación será del 100% durante un periodo de 12 meses.