Artolazabal: "se van a producir importantes oportunidades de empleo, sobre todo por reemplazo generacional, que van a beneficiar a la población más joven"

Fecha de publicación: 

Lanbide.

  • "Casi todos los sectores tienden a un mayor empleo en los próximos 15 años, con un crecimiento neto medio acumulado del 12%"
  • Foro de Empleo y Emprendimiento de la Universidad de Deusto
  • "Expectativas laborales de la nueva juventud universitaria vasca"

Beatriz Artolazabal, Consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, estima que "se van a producir importantes oportunidades de empleo, sobre todo por reemplazo generacional, que van a beneficiar a la población más joven. Casi todos los sectores tienden a un mayor empleo en los próximos 15 años, con un crecimiento neto medio acumulado del 12%".

Artolazabal ha participado esta mañana en la apertura del Foro de Empleo y Emprendimiento de la Universidad de Deusto con una conferencia dedicada a las "Expectativas laborales de la nueva juventud universitaria vasca". Ante el nuevo contexto en el que, según ha comentado la Sailburu, se va a desarrollar el empleo en Euskadi, "hoy nos encontramos ante una situación general del mercado de trabajo que ha mejorado de manera importante en los últimos años con crecimiento sostenido del empleo desde el fin de la reconversión industrial (1995) hasta 2007;  una grave crisis de destrucción de empleo entre 2008 y 2012 y una recuperación a partir de 2013 lenta, pero sostenida".

Dentro del empleo juvenil  todavía hay situaciones que mejorar como la temporalidad que sigue siendo elevada; el alto índice de parcialidad no deseada, de quienes trabajan a tiempo parcial pero desean la jornada completa, sobre todo a las mujeres y la brecha de género” ha explicado la Consejera.

Según Beatriz Artolazabal "la mejora ha de incidir en el ámbito del empleo joven universitario ya que, además de estos problemas generales, presenta problemáticas específicas pues la transición del mundo educativo al mundo laboral no es fácil. A veces se produce un círculo vicioso de falta de experiencia debido a las pocas oportunidades de empleo y a la falta de experiencia". A su juicio "las condiciones laborales, retributivas y de estabilidad, no son suficientemente buenas, especialmente en los primeros empleos".

"Entramos ahora en un nuevo contexto con importantes cambios ante los que hemos de ser optimistas. Las proyecciones realizadas, tanto desde el Gobierno Vasco como desde las propias organizaciones empresariales, indican un crecimiento sostenido del empleo, hasta llegar al millón de personas empleadas en Euskadi" ha indicado ante representantes empresariales y estudiantes de Deusto.

Oportunidades

Según Beatriz Artolazabal "se van a producir importantes oportunidades de empleo, sobre todo por reemplazo generacional, que van a beneficiar a la población más joven. Casi todos los sectores presentan crecimiento del empleo en los próximos 15 años, con un crecimiento neto medio acumulado del 12%. Es verdad que algún sector, como el industrial, presenta un decrecimiento, pero tiene que ver sobre todo con la tendencia a la externalización de actividades tradicionalmente desarrolladas por las empresas industriales".

"Siempre según estos estudios y proyecciones, el peso económico, desde el punto de vista de la generación de riqueza de la industria en Euskadi, va a seguir manteniéndose en torno al 24% de nuestro PIB. Somos un País basado en la industria y en los servicios avanzados vinculados al conocimiento y ahí esta nuestro fuerte" ha explicado Artolazabal.

El escenario dibujado por la Consejera de Empleo y Políticas Sociales refleja "una menor población activa: una población más o menos estable en términos globales, pero más envejecida, lo que supone menos personas en edad de trabajar. Esto es bueno desde el punto de vista de nuestra juventud que va a vivir en un escenario con más oportunidades de empleo y menor número de personas que puedan acceder al mismo". Y ha advertido que "esto, como sociedad, nos debe preocupar, porque puede generar tensiones de no sostenibilidad de nuestro sistema de protección social si no somos capaces de crecer de forma muy importante en términos de productividad y de generación de valor".

En su intervención, Artolazabal ha recalcado que "el empleo cualificado va a seguir ganando peso dentro de nuestra estructura productiva lo cual es positivo para las personas con estudios universitarios, pero supone un elevado reto como País para aumentar la cualificación y, por tanto, la empleabilidad de aquellas personas con menores niveles educativos".

"Vamos a conocer nuevas maneras de trabajar. Las necesidades de conciliación de la vida personal, familiar y laboral y las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías harán mucho más habitual el teletrabajo, sobre todo las fórmulas mixtas de trabajo presencial y trabajo a distancia, y también flexibilizarán los horarios de trabajo en una gran parte de las actividades productivas" ha comentado la Consejera.

"Nuestras empresas y tejido económico precisarán en un corto plazo de tiempo nuevas competencias. Esto es algo que de lo que se habla ya en las facultades, ya no es suficiente sólo con disponer de una titulación o de un simple conocimiento formal. Por supuesto que la formación reglada es fundamental, pero es necesario complementarla con idiomas y con  competencias personales como la creatividad, capacidad de innovación y el trabajo en equipo" ha indicado Artolazabal.

"Para hacer frente a los retos que plantea la digitalización de una gran parte de los trabajos, y si hay un campo donde las cosas están cambiando y van a seguir cambiando, ese es el de las nuevas tecnologías.  La mayoría de los sectores, incluso los más tradicionales, se están digitalizando de forma importante" ha destacado la Consejera.

Talento

"Cuando las empresas vascas nos comentan los principales obstáculos que experimentan para avanzar en sus procesos de digitalización, dicen que el principal obstáculo es el "déficit de talento", ya que les cuesta encontrar las personas con la cualificación adecuada para acompañarles en estos procesos" ha señalado la Sailburu Artolazabal.  

El horizonte previsto por Beatriz Artolazabal para el trabajo en Euskadi en los próximos años observa "4 elementos que lo dibujan de forma gráfica: una situación general de bajo desempleo; una necesidad de trabajar y apoyar a los colectivos con menor cualificación y dificultades para adaptarse a la economía del conocimiento; una mayor flexibilidad en el ámbito laboral y una tendencia, todavía lenta, a una menor brecha de género, sobre todo en lo que tiene que ver con las oportunidades de desarrollo profesional y un mayor equilibrio de la participación de mujeres y hombres en los diferentes sectores económicos".

En cuanto al futuro que empresas y sociedades auguran para el empleo surgido de la Universidad Artolazabal ha indicado que "avanzamos a un mercado de trabajo donde el conocimiento va a ser una clave fundamental, pero donde también son necesarias otras habilidades de liderazgo,  marketing,  capacidad para adaptarse y vivir con normalidad del cambio".

La consejera ha recordado que, desde el Gobierno Vasco se trabaja en base a la Estrategia y Plan de Empleo que incluyen una línea específica de apoyo al empleo de las personas jóvenes "como apuesta por intensificar la formación dual, también en el ámbito universitario; compromiso con la igualdad de oportunidades y la conciliación; mejora de los servicios de orientación vocacional y profesional; mejora integral de Lanbide, apoyo al acceso al primer empleo y al desarrollo del talento joven y apoyo al emprendimiento joven".

"En cuanto a la Formación Dual Universitaria hemos de profundizar en su modelo, algo que hemos trabajado sobre todo en el ámbito de la formación profesional y que hemos de seguir extendiéndolo también al ámbito universitario, hasta conseguir que en el curso 2019-2020 la oferta de formación dual llegue  al menos a 20 títulos de grado y masters" ha destacado.

Según Artolazabal "en la formación está la importancia del aprendizaje permanente y por ello hay que aprovechar sus oportunidades, tanto formales como informales-digitales. Hemos de vivir los cambios con normalidad ya que van a ser cada vez más profundos y rápidos por lo que recomiendo desarrollar a tope las competencias personales: trabajo en equipo, creatividad, innovación, emprendimiento, idiomas,...en definitiva, trabajar nuestra marca personal para seguir creciendo en términos de productividad sostenible, bienestar y generación de valor".