Artolazabal detalla en el Parlamento Vasco el proceso de control seguido en Lanbide en los cursos formativos impartidos por centros subvencionados

Fecha de publicación: 

Lanbide.

  • Explica el procedimiento seguido en Otxarkoaga cuando Lanbide detectó  presuntas irregularidades
  • "Han sido recuperadas las subvenciones; las acciones formativas se han llevado a cabo; el alumnado ha sido formado en las materias correspondientes y quienes cumplían los requisitos han recibido sus títulos acreditativos"
  • La Sailburu detalla los marcos normativos y sistemas de control que Lanbide desarrolla en el seguimiento de los cursos.

La Consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, ha explicado esta mañana en el Parlamento Vasco que "Lanbide funciona, gestiona, controla, detecta y sigue las diferentes circunstancias de sus servicios de formación, gestión de empleo e inclusión social". Artolazabal ha comparecido a petición propia en la comisión parlamentaria  de Empleo para explicar la situación presentada a comienzos de año cuando Lanbide detectó que no estaba correctamente justificada la asistencia a cursos de formación impartidos por empresas acogidas a subvenciones del Gobierno Vasco.

Según Artolazabal "en esa labor de control, Lanbide actúa con la total transparencia que el ejercicio de la gestión social exige para evitar cualquier posible caso de fraude o abuso y, gracias a los sistemas de control implantados en febrero Lanbide detectó la situación objeto de esta comparecencia. Debemos ser rotundos al afirmar que los controles de Lanbide funcionan correctamente".

"Una vez detectadas las irregularidades, Lanbide adoptó las medidas legales oportunas para defender su interés colaborado estrechamente en la investigación reclamando y recuperando el dinero de la subvención e, igual de importante: el curso se desarrolló, obteniendo el alumnado que lo finalizó su acreditación correspondiente" ha indicado la Sailburu Artolazabal.

La Consejera de Empleo y Políticas Sociales considera necesario "garantizar a las personas perceptoras de las políticas sociales de empleo un buen servicio y para ello Lanbide realiza un detallado control en todas esas actividades. No podemos olvidar que la formación para el empleo es una de las políticas activas más exitosa del Servicio Público de Empleo Lanbide y que los resultados así lo confirman".

Un 53% del alumnado que cursa la formación consigue, en el plazo de 6 meses, un alta en la Seguridad Social. El 54% de las personas demandantes de empleo registradas en Lanbide tiene un nivel de formación académica igual o inferior a la Eso. Un 48,6% de la población vasca ha completado un ciclo de FP de grado superior o una licenciatura universitaria.

"Lanbide funciona, gestiona, controla, detecta y sigue las diferentes circunstancias que puedan darse en sus servicios de formación, gestión de empleo e inclusión social. El caso de Otxarkoaga fue detectado en los controles que habitualmente desarrolla Lanbide" ha indicado la Consejera quien ha estado acompañada por el viceconsejero de Empleo y Juventud, Marcos Muro, el director de Lanbide Borja Belandia y el director de Formación de Lanbide Juan Ibarretxe.

La Escuela Profesional Otxarkoaga trabaja con Lanbide como centro acreditado  en ámbitos técnicos relacionados con  31 Certificados de Profesionalidad de las familias Electricidad y Electrónica, Energía y Agua, Fabricación Mecánica Informática y Comunicaciones, Instalación y Mantenimiento, Imagen Personal, Muebles, madera y corcho, Servicios socioculturales y a la Comunidad Transporte, mantenimiento de Vehículos.

A lo largo de estos años el Centro Formativo Otxarkoaga ha impartido para Lanbide una media de 8 acciones formativas con una oferta formativa destinada a unas 200 personas trabajadoras desempleadas. Su actividad ha obtenido un resultado de inserción que se sitúa en el entorno del 30% de las personas participantes en sus acciones formativas. Su índice de inserción se ve condicionado por la  tipología de colectivos a los que proporciona servicios con graves dificultades de inserción laboral. Estos colectivos son derivados desde las oficinas de Otxarkoaga, Miribilla y Santutxu, principalmente.

Desde el curso 1990/1991 la Escuela Profesional Otxarkoaga ha impartido cursos de formación ocupacional y continua, con los comités comarcales, con el INEM y posteriormente con Lanbide.

Artolazabal ha explicado que "el 2 de febrero de 2017, en uno de los 16 cursos organizados por Lanbide en la Escuela Profesional Otxarkoaga, un técnico de Empleo y Formación de Lanbide, atendiendo a una persona usuaria de la oficina que había acudido a hacer una gestión en la oficina comprobó que ésta se encuentra en situación administrativa de baja por asistencia a un curso de formación en la Escuela Profesional de Otxarkoaga.  La persona desempleada manifestó, en ese mismo momento, que no estaba realizando ningún curso en ese centro".

Según los datos proporcionados por la Consejera al Parlamento "el Técnico de Empleo y Formación encargado del control de la gestión de ese curso contactó inmediatamente con la responsable de los cursos en el Centro, exigiéndole, urgentemente, un informe relativo al usuario desde que entra en el proceso de selección para realizar el curso. A partir de este momento, el Técnico revisó las hojas de asistencia subidas por el centro al aplicativo de gestión de las acciones formativas (LanF) y observó que había varias hojas con firmas presuntamente pertenecientes a la persona desempleada".

"El técnico siguió en permanente contacto con la responsable del centro para aclarar la situación y exigió que regularicen la situación del mismo (participantes matriculados, hojas de firmas, etc.) en el aplicativo interno. Asimismo, visitó personalmente el centro en varias ocasiones entrevistándose con el profesor y resto de alumnos que manifiestan no tener ningún conocimiento de este asunto" añadía la consejera.

"Paralelamente, el alumno formuló una denuncia ante la Ertzaintza para averiguar quién está usando su firma de manera fraudulenta. También lo hizo Lanbide. La Ertzaintza emprendió una investigación y contactó con el Técnico de Empleo y Formación y con el Servicio de Formación para el Empleo para aclarar algunas cuestiones y solicitar documentación" ha indicado Artolazabal.

"A medida que el centro realizaba los informes, el Técnico de Empleo y Formación vio otras irregularidades y como consecuencia de la investigación de la Ertzaintza, el Juzgado de Instrucción nº 5 de Bilbao citó a declarar, como testigo, al Técnico de Empleo y Formación de Lanbide el día 16 de junio de 2017".

 

Más información

Según ha explicado la consejera de Empleo y Políticas Sociales "paralelamente el Director de Lanbide y la Responsable del Servicio de Formación para el Empleo convocaron a una reunión el 13 de mayo al Director del centro emplazándole a presentar un informe de los hechos, así como a investigar otras 5 acciones formativas en las que la responsable de los hechos del centro ha participado en la gestión. La Escuela Profesional Otxarkoaga desde el momento que tuvo conocimiento del hecho colaboró con los responsables de Lanbide para facilitar la información disponible y aclarar todo lo que fuera necesario".

Según los datos ofrecidos por el departamento al Parlamento el Centro presentó un informe el martes 13/06/2017 manifestando "que la persona que trabajaba para una asociación externa al centro, que realizaba parte del seguimiento administrativo de los cursos, fue llamada a declarar y se confesó responsable única de las firmas irregulares (aquellas que se recogen para controlar la asistencia del alumnado a los cursos). También reconoció que la Escuela Profesional Otxarkoaga no tenía conocimiento de este hecho. La entidad externa dio de baja en la Seguridad Social a la persona referida el 22 de mayo de 2017 y comunicó que la persona reconoció, ante la Ertzaintza y ante el Juzgado que instruye el caso, ser autora de las firmas sin que la Escuela profesional de Otxarkoaga tuviese conocimiento de estos hechos".

"Lanbide ha realizado un detallado estudio y seguimiento del caso como lo hace cada día en el desarrollo de su labor. Es necesario recordar que han sido recuperadas las subvenciones concedidas; que las acciones formativas se han llevado a cabo;  que el alumnado ha sido formado en las materias correspondientes y que quienes cumplían con todos los requisitos, han recibido sus correspondientes títulos acreditativos" ha indicado Artolazabal quien ha detallado los marcos normativos y sistemas de control que Lanbide desarrolla en el seguimiento de los cursos.